Imaginarios de la infancia, un aporte a la formación de profesores

deliaMaría Delia Martínez Núñez é Professora na Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, em Santiago de Chile, e é atualmente investigadora visitante no ICS-ULisboa (deliacameliaster@gmail.com)


crop.png

En el plano de la educación el estudio de los imaginarios acerca de la infancia, aparece como una fuente de conocimiento en el contexto de la formación docente. Las investigaciones desarrolladas hasta ahora han develado tres cuestiones respecto de la educación infantil. Un aspecto inicial y que ha surgido a partir del desarrollo de los proyectos implementados, es el aporte que las metodologías de estudio de los imaginarios realizan a la formación inicial de educadores para la primera infancia. Este aspecto se fundamenta en la reflexión acerca del propio quehacer y la posibilidad de compartir con otros/as la construcción de un perfil profesional sólido.

Los imaginarios son fundamentalmente interpretativos, por lo tanto la metodología utilizada debe incorporar espacios de reflexión individual y grupal que permitan a los sujetos de la investigación consolidar opiniones respecto a lo que consideran que es la infancia. En el caso de estudiantes en práctica profesional, el diálogo y la reflexión compartida entre pares, respecto del propio desempeño puede impulsarlas de manera significativa a mantener una cercanía con sus propias estructuras mentales, además de incorporar nuevas voces, dimensiones y perspectivas a su construcción profesional como futuras docentes.

Esto parece fundamental puesto que constituye un elemento que puede limitar la aplicación irreflexiva o acrítica de modelos educativos externos o descontextualizados. Cuestión que resulta especialmente relevante cuando los espacios de formación de profesores para la primera infancia, no incorporan acciones pedagógicas que favorezcan el surgimiento de discursos y subjetividades que las estudiantes construyen respecto de la infancia. De tal manera que un primer aporte de este enfoque metodológico es el que realizan a la construcción del perfil docente de las estudiantes de educación para los primeros ciclos de enseñanza.

Algunos resultados de investigaciones sobre imaginarios de la infancia de estudiantes en práctica profesional de la carrera de Educación Parvularia de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Las jóvenes representaron sus concepciones de la infancia de manera grupal, utilizando materiales de las artes visuales (papeles, cartones, tijeras, pegamento, lápices). El carácter colectivo de esta experiencia subraya la necesidad de construir discursos acerca de lo representado a través de la plástica y abre la posibilidad de contrastar los propios imaginarios con otros. El material artístico aquí no está al servicio de la estética ya que no responde al propósito de producir una obra de arte, sino al servicio de la experiencia.

Los imaginarios de la infancia no pueden evaluarse como buenos o malos porque ellos constituyen un flujo de imágenes y representaciones con sentido, que conforman las creencias y que se ponen en juego en el quehacer docente.  Sin embargo, tienen la capacidad para construir realidades y por lo tanto, es necesario develarlos desde una perspectiva crítica. Esto es el comienzo de una posible transformación, puesto que es una manera de entender cómo se enfrentan las estudiantes a los procesos de enseñanza/aprendizaje y a los sujetos de su quehacer profesional. El éxito de la etapa de la última práctica profesional también es una prueba que pondrá en juego estos imaginarios, que los asentará o que los hará tambalear. La toma de conciencia acerca de la configuración de los propios imaginarios, los procesos de construcción y sus limitaciones, pueden poner límite a la confusión que suele producirse en el periodo de la última práctica profesional, respecto de la propia vocación.

En efecto, los imaginarios instituyen formas de expresión cultural, creando posibilidades y  realidades inacabadas. Con ello se hacen parte de la educación como  inicio, posibilidad o apertura y por lo tanto, dialogan con su dimensión utópica. En los imaginarios de las estudiantes de educación parvularia, la infancia es vista en una dimensión de futuro en potencia. Jung[1] nos recuerda que la aparición del motivo del niño en la sicología del individuo suele significar una anticipación de desarrollos futuros, aunque a primera vista, parezca que se trata una formación retrospectiva. En la infancia se colude el futuro y el pasado a través de la memoria. Si aceptamos esta dimensión y a los imaginarios como una posibilidad de encuentro con esas utopías, las expectativas en el lenguaje de la sicología o si se quiere, los sueños, se pueden comprender como fuentes de resistencia individual y colectiva, de disconformidad y por lo tanto, como impulso de transformación.

En el contexto de las investigaciones en educación, la dimensión utópica es coherente con la vertiente política de la educación y del ejercicio del magisterio. Este elemento que parece invisibilizado en la actualidad, tiene una influencia significativa en la conformación de un perfil profesional que no sólo proyecte su quehacer al aula, sino que se fortalezca también con la dimensión social del trabajo pedagógico, adhiriéndole peso y consistencia a la labor profesional.

A partir de las investigaciones realizadas, se constata la relación que existe entre recuerdos de experiencias de niñez y la conceptualización que las estudiantes tienen acerca de la infancia. Es decir, los imaginarios acerca de la infancia las creencias, metáforas y conceptualizaciones que surgen de ella, están asociados a la niñez como periodo vital, a través del cual las personas buscan sus raíces y verifican la posibilidad de un retorno permanente.

El viaje hacia el pasado está relacionado con lo que Durand señala como uno de los fundamentos de la imaginación nocturna, naturalmente vinculada a la quietud del descenso y la intimidad, que está simbolizada según este autor, por la copa. Aledaña también a los procesos cíclicos, la infancia aparece en nuestras estudiantes, relacionada con el retorno, como un espacio/tiempo posible de revivir mediante un quehacer cercano a los niños/as. En este sentido la infancia en su dimensión personal, remonta el tiempo hacia un pasado, se vincula con la niñez no sólo vista como un lugar al que se puede retornar mediante un ejercicio de memoria, sino un estado factible de reproducir en función del encuentro con el otro en el proceso de enseñanza/aprendizaje. De ahí la importancia de restituir, compartir y reflexionar activamente sobre los imaginarios de la infancia de los futuros profesionales de la educación.


[1] Jung, en el texto escrito junto a Kerényi, titulado “Introducción a la esencia de la mitología”, dedica varios capítulos a cuestión del niño mítico divino.


Como citar este artigo: Núñez, María Delia Martínez  (2017) Imaginarios de la infancia, un aporte a la formación de profesores. Life Research Group Blog, ICS-ULisboa, https://liferesearchgroup.wordpress.com/2017/04/04/ 04 Abril 2017 (Acedido a xx/xx/xx)

Deixe uma Resposta

Preencha os seus detalhes abaixo ou clique num ícone para iniciar sessão:

Logótipo da WordPress.com

Está a comentar usando a sua conta WordPress.com Terminar Sessão /  Alterar )

Google photo

Está a comentar usando a sua conta Google Terminar Sessão /  Alterar )

Imagem do Twitter

Está a comentar usando a sua conta Twitter Terminar Sessão /  Alterar )

Facebook photo

Está a comentar usando a sua conta Facebook Terminar Sessão /  Alterar )

Connecting to %s